Tener más energía | Sigue estos 5 pasos para lograrlo

Comenzar el día con mucha energía es muy importante para nuestras actividades y los obstáculos que podamos tener durante el mismo. Por esta razón, en este artículo te explicaremos cinco pasos para tener más energía

¡Si quiere sentirse bien, entonces acompáñanos hasta el final del artículo!

5 pasos para tener más energía

En ocasiones, nuestro día a día puede parecerse al nivel difícil de un videojuego. En el cual salen muchos obstáculos que consumen nuestra barra de salud y energía. Llegando al punto en que perdemos el juego por no poder continuar y debemos reiniciarlo.

Nuestra energía tiene una función parecida, puesto que es el motor que nos impulsa a levantarnos, hacer actividades, diligencias, etc. Si comenzamos un día sin nada de energía, es muy probable que esa condición te afecte en muchos aspectos.

El cansancio extremo, el sueño y el agotamiento son síntomas de escasez de energía en nuestro organismo. Al iniciar tu día de esa forma no rendirás como deberías en ninguna de las actividades que tengas previstas.

Ahora que estás aquí, no debes preocuparte por tener energías bajas, ya que en este momento te mostraremos 5 pasos para aumentar la energía

Al seguir estos pasos, te garantizamos que podrás elevar tu energía a niveles considerables, pero recuerda que son hábitos diarios que debes formar y mantener.

1. Incluye proteínas en todas tus comidas

Las proteínas cumplen un rol fundamental en nuestro organismo. Al consumir una buena cantidad de proteínas y grasas buenas el proceso de conversión de carbohidratos en glucosa se hace más lento. De esta forma, el nivel de azúcar en nuestra sangre se mantiene estable, permitiendo que tengamos la energía suficiente para el resto del día.

En muchas ocasiones, la falta de energía repentina se debe a que luego del almuerzo o desayuno el nivel de azúcar se dispara bajando repentinamente. Esto se debe a una alimentación desbalanceada alta en carbohidratos, pero baja en proteínas.

Por este motivo, es crucial mantener una alimentación balanceada con gran cantidad de proteínas en los alimentos. Para ello, se recomienda consumir huevos orgánicos, carnes naturales, aves de corral, pescado fresco y nueces crudas

También es importante tener en cuenta a las frutas y vegetales. Así podrás tener los niveles de azúcar estables y no sufrirás de bajones repentinos. 

2. ¿Necesitas tener más energía? Mantente hidratado

Desde pequeños nos han dicho que la hidratación es clave para mantenernos sanos y estables, pero poco se habla de los beneficios energéticos del agua. 

Considerando que un porcentaje considerable del cerebro está compuesto por agua, cuando nos hidratamos evitamos malestares al mismo tiempo que aumentamos nuestra energía.

Por otro lado, el agua ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo. Por tanto, cuando nos hidratamos contribuimos con nuestros órganos para expulsar los desechos de nuestro cuerpo. De esta manera, ahorramos energía que pudiese provocar cansancio y fatiga.

3. Evite el exceso de cafeína en las mañanas

A muchos nos encanta tomar una taza de café en las mañanas, tanto así que forma parte de sus rutinas matutinas. Si bien es cierto que la cafeína nos proporciona un impulso energético, al consumirlo en exceso puede causarnos un colapso tan solo horas después.

Las bebidas que contienen cafeína también pueden deshidratar nuestro cuerpo rápidamente, provocando fatiga y cansancio. Por tanto, para tener un buen rendimiento energético el resto del día se recomienda tomar una o dos tazas de café máximo

Además, se sugiere que sólo se consuma por las mañanas, puesto que podría afectarnos en nuestras horas de sueño nocturnas.

4. Consume los carbohidratos blancos con moderación

Cuando nos referimos a carbohidratos blancos hablamos de panes, pastas, trigos, cereales y productos horneados. Es probable que consumas este tipo de carbohidratos casi a diario, lo cual tiene consecuencias considerables en nuestra energía.

Cuando los carbohidratos blancos se descomponen rápidamente en nuestro organismo provocan un aumento acelerado de glucosa en nuestra sangre. De este modo, puedes pasar de tener una subida considerable de energía a tener una caída repentina, incluso afectando el estado de ánimo.

Además, cuando producimos mucha azúcar nuestro cuerpo no encuentra la forma de utilizar toda la energía que produce. En consecuencia, se convierte en grasa almacenada, lo que afecta considerablemente nuestra salud.

Por todo lo dicho anteriormente, se recomienda consumir la menor cantidad de carbohidratos blancos posibles. En lugar de ello, puede comer alimentos con carbohidratos fibrosos mucho más saludables como la avena, las batatas y la quinua. 

Recuerde la importancia de balancear los carbohidratos con las proteínas como te mencionamos en el primer paso.

5. Realice una rutina de ejercicios en cualquier momento del día

Los ejercicios son la clave para tener una vida saludable y llena de energía. Con tan solo cinco minutos de ejercicios diarios puedes enviar oxígeno a tus músculos y al cerebro, al mismo tiempo que aumentas tu energía.

Los circuitos rápidos de ejercicio también contribuirán a aumentar el metabolismo, haciendo que baje de peso o lo mantenga. Asimismo, le otorga un choque energético que puede aprovechar para el resto del día.

Encuentra los ejercicios más cómodos para ti y comienza a aumentar tu energía con una serie rápida de cinco minutos diarios. Con el tiempo comenzarás a notar resultados increíbles.

Otros consejos para obtener más energía

Además de los pasos que te mencionamos anteriormente, existen algunos hábitos que pueden ayudarte a aumentar tu energía. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Controla el estrés

Es muy probable que cuando estás en una situación de estrés te sientas cansado y exhausto. Esto se debe a que las emociones fuertes tienen a consumir grandes cantidades de energía. 

Por tanto, se recomienda realizar prácticas como la meditación, el yoga o terapias que contribuyan con el control del estrés.

  • Alivia el exceso de trabajo

Una de las principales causas de estrés y cansancio es la excesiva cantidad de trabajo. Por ello, debes organizarte de la mejor forma para distribuir tu energía de manera correcta. 

Una de las mejores formas para hacerlo es estableciendo prioridades entre el trabajo y las tareas que pueden esperar.

  • Limite el consumo de alcohol y cigarrillo

Los efectos negativos que tienen en nuestro cuerpo el consumir alcohol y fumar hace que sea más complicado aumentar energía. Nuestros órganos gastan mucha energía eliminando las toxinas de nuestro cuerpo. Por ello, al disminuir su consumo podrás aumentar tus fuerzas considerablemente.

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*