Te preguntarás, ¿Por qué hacer pilates? Simple, porque es la mejor forma de poner la mente y el resto del cuerpo en sintonía

Te preguntarás, ¿Por qué hacer pilates? Simple, porque es la mejor forma de poner la mente y el resto del cuerpo en sintonía. Entre otras cosas, te invito a que sigas leyendo esta información para enterarte de los múltiples beneficios de hacer pilates.

Pero primero, antes de entrar en materia conviene hablar un poco sobre qué son los pilates, y de qué trata todo este asunto.

¿Qué son los pilates?

Quizá te parezca que son solo otra rutina común de ejercicios, pero son más que eso. Esta es la técnica más novedosa y divertida para mantenerte en forma.

En pocas palabras, los pilates son un método de ejercicios implementado por deportistas y atletas para mantener una óptima aptitud física. Asimismo, este método comprende múltiples series o patrones de movimientos que pueden ser aplicados en pacientes como rehabilitación física.

Actualmente, la práctica de pilates es algo que se ha adoptado en todo el mundo, puesto que estas rutinas resultan muy beneficiosas para la salud.

Por otra parte, los pilates también pueden verse como un complemento de otras rutinas deportivas. No obstante, el objetivo principal que se busca al practicar estas excelentes rutinas de ejercicios específicos es el fortalecimiento del cuerpo.

En este sentido, se habla de fuerza más no de volumen, puesto que los pilates solo buscan adquirir y desarrollar la aptitud física. Esto es posible gracias a que los ejercicios que comprenden los pilates están diseñados para conectar la mente con el cuerpo.

Increíble, ¿no? Pero eso no es todo, existen muchas más razones por las cuales hacer pilates es tan beneficioso para la salud.

¿Por qué hacerlos es bueno para el cuerpo?

Tal como otras rutinas de ejercicios, muchos de los beneficios de practicar pilates se ven reflejados en nuestra condición física. Es decir, tanto en el aspecto que tiene nuestro cuerpo como también en la manera como lo sentimos.

A continuación, te menciono algunas de estos beneficios:

  • Favorece al desarrollo de músculos flexibles

Al contrario de otras rutinas o patrones de ejercicios empleados para desarrollar masa muscular, los pilates están diseñados para dar elasticidad a los músculos.

Del mismo modo, la práctica de estos fortalece los ligamentos, por tanto, las personas que hacen pilates son menos propensas a sufrir lesiones.

  • Mejora la distribución de la energía en el cuerpo

La base de los pilates se fundamenta en el desarrollo del núcleo o centro del cuerpo, el cual está alojado en la zona del tronco.

Esta área comprende importantes grupos musculares que al ser ejercitados de forma adecuada logran un acondicionamiento óptimo. En otras palabras, se logra un estado de equilibrio en el cuerpo.

  • Ayuda a una mejor oxigenación

El cómo respiramos al hacer todo tipo de ejercicios es de vital importancia, ya que con la oxigenación correcta el cuerpo asimila mejor el ejercicio.

En este sentido, los pilates son la mejor alternativa porque a través de sus rutinas se puede aprender a respirar adecuadamente. Por consiguiente, al respirar mejor se adquiere mayor eficiencia en cada movimiento, y una mejora considerable en el rendimiento.

Practicar pilates es la mejor forma para obtener un abdomen plano, muslos y brazos tonificados, además de una espalda sana.

¿Por qué hacer Pilates es bueno para la mente?

Bien, ahora que conocemos los beneficios de los pilates para el cuerpo, conviene hablar de los beneficios que estas rutinas traen para nuestra mente.

  • Contribuye a mejorar la concentración o enfoque. En realidad, los pilates son una disciplina, por ello a medida que practicas estos ejercicios no sólo entrenas a tus músculos, sino a tu cerebro.

Además, mejora la coordinación de las extremidades, el equilibrio respecto a nuestro centro de gravedad, etc.

  • Renueva el estado de ánimo. Con una sesión de pilates a la semana es suficiente para cambiar el mal humor. Así como otras rutinas de ejercicios, practicar estos te ayuda a liberar la mente del estrés del día a día.

También, al olvidarnos de las preocupaciones damos paso a pensamientos positivos, que son la clave para afrontar de forma óptima las actividades extenuantes.

  • Previene la ansiedad y afecciones similares. Practicar pilates es estar un paso más cerca de alcanzar la paz mental. En otras palabras, estos ejercicios fueron pensados también para dar un descanso a la mente de todos los problemas.

Por esta razón, los pilates son una alternativa ideal para combatir los malestares de la depresión y otros trastornos vinculados a la ansiedad.

5 razones por las cuales hacer pilates

Por último, si todavía no estás convencido de iniciarte en el increíble mundo de los pilates, te dejo 5 razones por las cuales deberías intentarlo.

  1. Para aprender a controlar el cuerpo. Tal como mencioné con anterioridad, los pilates ayudan a restablecer el equilibrio, por tanto, se aprende a controlar mejor el cuerpo. Asimismo, favorece al control de la fuerza y de cómo esta es distribuida a los distintos grupos musculares.

Este control se puede ver reflejado no sólo en el rendimiento al hacer ejercicios, sino en las actividades cotidianas que realizamos cada día, como caminar. En este sentido, también ayuda a que seamos menos propensos a las caídas.

  1. Para superar lesiones en las articulaciones. Ciertas rutinas están diseñadas para ayudar al cuerpo a superar lesiones en los tendones y ligamentos de las rodillas. Estos patrones paulatinamente ayudan al fortalecimiento de los músculos, lo que se traduce en la recuperación de un movimiento fluido.
  2. Para mejorar la postura. Los ejercicios específicos que comprenden las rutinas de pilates son ideales para corregir la postura. También, a la adopción de buenos hábitos que favorecen a un mejor movimiento general del cuerpo al caminar o sentarse.
  3. Para aprovechar el tiempo libre. Los pilates son una forma perfecta de aprovechar los ratos libres, ya que son una actividad que se puede hacer solo o en compañía.
  4. Porque se adapta a cualquier persona y condición física. Las rutinas de pilates no discriminan a ninguna persona por su estado o aptitud física, todo lo contrario, están diseñadas para todos por igual.

No obstante, conviene siempre iniciar con ejercicios simples antes de poner a prueba la resistencia del cuerpo.

Finalmente, te preguntarás ¿por qué hacer pilates? Pues, la respuesta es sencilla, porque es muy fácil y entretenida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*