Clases de artes marciales en Santander

 

Las artes marciales fueron inventadas por nuestros antepasados para poderse defender de criminales y tiranos. Normalmente, la nobleza no dejaba en ninguna parte que los plebeyos pudieran entrenar con armas, por miedo de que se sublevaran, de tal manera que los campesinos confiaron su defensa más básica a lo que podían hacer con manos y pies. También con codos y rodillas en el caso del Muay Thai, por ejemplo, aunque muy a menudo simplemente intentaban sobrevivir. De ahí la nobleza de estas artes marciales.

Clases de BJJ en Santander

 

También en Europa teníamos nuestras propias artes marciales, de las cuales han quedado la lucha bretona, canaria o leonesa, y que consistía básicamente en desequilibrar al contrincante. Ahora mismo, lo más parecido que ha quedado de eso son artes marciales de origen oriental como el Jiu Jitsu o judo. En concreto, en nuestros gimnasios, somos especialistas en el Brazilian Jiu Jitsu, que es un arte marcial japonés desarrollado recientemente en Brasil para el combate de artes marciales combinadas. Si quieres probarlo, puedes acudir a nuestras clases de BJJ en Santander, donde realizamos entrenamientos con y sin kimono.

 

 

BJJ en Santander

 

El Jiu-Jitsu brasileño fue desarrollado por la familia Grazie, en el siglo XX, demostrando su eficacia en las competiciones internacionales más exigentes de MMA. Al principio de su irrupción en la UFC y otras grandes ligas causó sensación ver a estos señores, que se subían al octógono con el kimono puesto. Dispuestos a llevarse auténticas palizas hasta que eran capaces de aferrarse al contrario y realizarle proyecciones y llaves de finalización para las cuales no están preparados. Gracias a esta superioridad en el cuerpo a cuerpo, en especial cuando llegaban al suelo, la familia Grazie mantuvo una hegemonía en los torneos de la UFC y otras competiciones internacionales, aunque pronto sus rivales empezaron a adentrarse en los secretos de las técnicas de Jiu Jitsu.

 

Entrenamiento de Brazilian Jiu-Jitsu en Santander

 

Sin embargo, las artes marciales no son algo que se pueda improvisar. Mucho menos el Jiu Jitsu. Por lo tanto, los Grazie y conservaron esta hegemonía durante muchísimo tiempo, colocando a Brasil en una posición de predominio en los ring de las MMA. Porque es fácil progresar en el Jiu Jitsu con la constancia y entusiasmo que se le deben poner a las cosas en la vida: los primeros frutos llegan muy pronto, gracias a que es un deporte muy agradecido que te permite avanzar mucho en poco tiempo, aunque los detalles de la técnica y el afianzar lo que sabemos nos va a llevar muchos años de divertidos entrenamientos.

 

Clases de defensa personal en Santander para todos los públicos

 

Se trata de un deporte con valores, excelente para quemar grasa y aumentar nuestro tono muscular y resistencia, pero ante todo un pasatiempo excelente para hacer amistades y divertirnos. Y todo ello mientras aprendemos a defendernos, que es algo que nunca está de más. Máxime cuando estamos asistiendo a un aumento exponencial de los problemas como agresiones, robos con fuerza y hasta ataques contra la libertad sexual en el caso de las mujeres y los niños.

 

Por lo tanto, ya no se trata sólo de pasar el tiempo y hacer deporte, sino que este tipo de ejercicio tiene la ventaja añadida de que te da esa confianza y esa habilidad fundamental en la vida.

 

 

Cuál es el mejor entrenamiento en Santander para defensa personal

 

El mejor entrenamiento de Santander para defensa personal lo podemos facilitar nosotros mismos en cualquiera de nuestras clases de artes marciales. Todas son útiles para aprender a defenderse y nos aportan esa base importantísima de física y técnica. Ese fondo físico y agilidad que, combinados con las distintas técnicas que aprenderemos, nos ayudarán a reaccionar en un momento de pánico y dificultad. Porque todo es importante a la hora de desenvolvernos en legítima defensa, ante una agresión inesperada, y no siempre podemos salir corriendo o pedir ayuda.

 

Clases de defensa personal en Santander

 

Lo primero que nos puede pasar ante la primera señal de una pelea de es que nos quedemos sin fuelle, inclusive para correr. Por qué el miedo se puede apoderar de músculos y pulmones y hacernos respirar demasiado rápido. Quedarnos literalmente sin aire, lo cual será un verdadero problema a la hora de huir o defendernos. Es preciso reaccionar en estos momentos y hacerlo con la serenidad y rapidez que exige el trance de que podemos sufrir una agresión.

 

Las claves de nuestras clases de defensa personal en Santander

 

Ésta será una de las claves de nuestras clases de defensa personal en Santander: mantener la calma ante cualquier imprevisto. Y esto tiene su correlación con guardar bien la distancia frente al potencial agresor, respirar correctamente y saber cómo esquivar los golpes. Contraatacar si es preciso. Pero nuestras clases de defensa personal nunca se va a enseñar a la gente a tomar la iniciativa si no es necesario: nosotros no queremos ganar la batalla sino evitarla. Evitar el problema y salir corriendo cuanto antes. Eso es lo que deberíamos hacer.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*